Lo infraleve

Excesos en la mirada

06 octubre 2006

Si buscas la flor no está en la discoteca


Tengo buenas noticias y dice Ana que todo es un mercado, incluso lo que nos parecen emociones. Yo le digo que no, que se quede con la flor, con la esencia, con la yema del huevo, los rescoldos, el abrazo de tantas palabras escritas y otras, las menos, pronunciadas, las más, hechas de gestos, de regalos. Ella, que no, que no cree en nada, que siempre está de compra venta, que quiere ser rica para tomar lo que convenga de cada cosa, de cada persona. Conduzco por Madrid y a pesar de la fútil tristeza nocturna tengo buenas noticias. Venimos de cenar, congreso de antropología, de reírnos con los chupitos del piloto, del cumpleaños discotequero de un Manolo a quien no conozco y que me invita el sábado a la fiesta del marisco. Otra vez en un zapato ajeno, con la botella de cerveza, la botella verde que esta noche tiene premio pero yo aún no lo sé. Noe viene de pasearse la arquitectura madrileña y yo le enseño el techo de la discoteca donde nos reflejamos como tontas buscando algún estilo. Podría vivir así, nos dice Ana, ag, ag, ag, nosotras no, pero bailamos canciones latinas y comemos tortilla (es el cumpleaños de Manolo aunque hemos venido sin regalo). Además de Manolo está también Guillermo, que tiene más dinero que Manolo y además es más guapo así que le rodean cuatro chicas muy altas que ríen sin parar aunque yo creo que no le están oyendo porque Marc Anthony cuenta más alto. Nos despedimos de Manolo que ha debido cumplir los 50 hace algunas semanas pero esta noche es jueves y esta barra es suya y han venido amiguitos y amiguitas así que no le importa. Ya son las tres y entonces le da a Ana por hablar de la vida y de su insubsistente fe en la gente. Anda ya, Anita, suenas a escarmentada. Que no, que no, que todo es mercadeo. No lo pienso pensar. Yo me he encontrado con un millón de brazos por el camino que no me han costado ni un duro ni un esfuerzo. Les doy las gracias porque, según las asistentes al congreso, no es lo habitual. Cuando he llegado a casa me estaban esperando. Tengo buenas noticias, así que bien, muy bien.

Foto de Margarida

5 Comments:

  • At 7:43 p. m., Anonymous Acéfalo said…

    Por lo que leo, la buena noticia eres tú.

     
  • At 7:47 a. m., Blogger ybris said…

    Ana tiene razón: hasta las emociones se deben al Mercado.
    Pero hay modos y modos de contarlo.

    Un gusto leerte.

    Besos

     
  • At 1:28 p. m., Blogger libertad said…

    Estoy con Ana, aunque muchas veces no querría estarlo. El mercadeo, todo se compra y se vende. A una buena parte de la gente, le interesa consciente o conscientemente que con las emociones también sea así. B.

     
  • At 2:23 p. m., Blogger Retrato de Dorian Gray said…

    Hay flores en las discotecas, pero es que tú solo estabas de paso. Debes buscarlas disfrazadas de bocazas con pinta de patán. Claro, que conseguir que se quiten el disfraz cuesta lo suyo y no sé si merece la pena el esfuerzo, que en el campo uno halla vegetación por doquier.

     
  • At 2:39 p. m., Blogger Exagerada said…

    Ya, seguro que sí, Dorian, me faltó tiempo.
    Libertad, seguro que tú te emocionas sin cobrar un duro.
    Ay Ybris, no me digas, tú también??
    Acéfalo, ojalá.

     

Publicar un comentario

<< Home

 
paginas amarillasrestauranteshotelesanuncios clasificadoscursos gratisventa de pisos