Lo infraleve

Excesos en la mirada

26 febrero 2007

De cuando T. entró donde no debía y yo más

Es posible que haya permanecido aquí tan escondida que tuvieras la posibilidad de olvidarme algún rato. Una capa de polvorienta sensiblería me cubre y mientras me río se va desenfundando una tortura conquistada. No hace falta ni verte. De hecho, no te veo. Ignoro qué forma habrás adquirido. Una desesperada incógnita en la que cada pieza que encaja me vuelve menos libre. Se me llenan los párpados de grandes agujeros lacrimales. Parecen un desagüe de mis residuos tóxicos.

Es posible que estuviera en aquel otro lado y que tus sobrantes noes fueran mucho más evidentes que el resto de las claves rigurosamente balbuceadas. Demostraciones, pruebas, búsquedas y espionaje para absorber cualquier pasión ajena, esnifarla y después despedazarla alentando obsesiones. Me parezco dispuesta a abusar de todo lo que niego, de la palabrería, los sueños más desesperados, tretas ignominiosas y un montón de basura de tintes amorosos.

Las putas casualidades de la vida siempre me dan en la cabeza.

7 Comments:

  • At 6:17 p. m., Blogger Uno que mira said…

    Eres así. Abres la boca y se te sale el corazón por la garganta. Y te desangras.

    Y no sé por qué a mí me sale abrazarte y que te quedes callada. Que no digas nada.

    Un rato.

     
  • At 1:13 a. m., Blogger Misántropo said…

    ..."un montón de basura de tintes amorosos" ¡OLE!

    Supongo que ya habrás probado a cortarte la cabeza ¿no?

    ¿Y?

    Ni se te ocurra contestar.

     
  • At 8:53 a. m., Blogger ybris said…

    Putas casualidades que siempre nos pillan desprevenidos:
    escondidos, sensibles, cegados, plañideros, ausentes, obsesos, abusones...
    Al final, todos los golpes a la cabeza.

    Muchos besos.

     
  • At 12:49 p. m., Blogger Lucas elkoalapuesto said…

    dimelo a mí que tengo tatuada una diana en el bolo.

    bexo de eukalipto

     
  • At 4:20 p. m., Blogger Señor Nadie said…

    Una puta casualidad golpeo en mi cabeza, la miré con un pie, estaba fría, a pesar de todo decidí bucear en ella... Ahora estoy tranquilo y sonrío, otra puta casualidad.

     
  • At 7:14 p. m., Anonymous Ella y su orgía said…

    Las putas casualidades a veces parecen bendecidas con flujos sagrados.

    Besos indebidos.

     
  • At 9:40 a. m., Blogger Exagerada said…

    Señor nadie, yo cuanto más buceo más me ahogo, me cuesta pensar que esto me proporcione tranquilidad alguna.

     

Publicar un comentario

<< Home

 
paginas amarillasrestauranteshotelesanuncios clasificadoscursos gratisventa de pisos