Lo infraleve

Excesos en la mirada

01 febrero 2007

Engañando al hambre


Es fácil para mí pensar que tengo todo.

Pensarlo cuando abro la nevera, cuando abro la cama, cuando abro la maleta, cuando abro la puerta de mi casa, cuando cierro el corazón a tu ausencia.

Si me acuerdo de ti
hay un frasco vacío en el armario
con un olor lejano, como a humo.





6 Comments:

  • At 10:28 p. m., Anonymous ella y su orgía said…

    Tal vez lo suyo sería pensar un poquito menos. Pero cómo te comprendo...

    Besos brumosos.

     
  • At 7:27 a. m., Blogger ybris said…

    Uno tiende a creer que lo tiene todo...
    hasta que atardece por dentro y uno sabe que no es verdad.
    Que hay huecos mayores que las presencias.

    Besos.

     
  • At 2:10 a. m., Blogger coco said…

    Es tan sencillo engañarnos a nosotros mismos. Pero las neveras suelen estar repletas de tuppers, en aparencia vacíos, pero rellenos de olor a hiervabuena y sol.
    Un besazo, Ex.

     
  • At 10:20 a. m., Blogger Uno que mira said…

    Es que lo tienes todo.
    Hasta la melancolía.

    (Un amigo que es como nosotros me comentaba ayer que tenemos una enfermedad terrible consistente en que nuestro corazón -que ni se abre ni se cierra, por más que metaforices con las puertas- se viste de primavera mucho antes que el Corte Inglés y nos inquieta. Oye febrero y hala, a soñar con jardines. ).

     
  • At 1:46 p. m., Blogger mOe:) said…

    A estas horas ver tu nevera llena hace rugir mis tripas...lo que tiene el hambre es que arrasa con todas las poesías :) O quizás no? :)

     
  • At 3:18 p. m., Blogger libertad said…

    Tú lo dices muy bien, "engañando al hambre". A veces eso es lo que hacemos, escondernos un poco, engañarnos, pero las ausencias existen y a veces son más fuertes que las presencias.
    Nostalgia, melancolía...
    Un beso fuerte...me encanta leerte en tu variedad de registros.

     

Publicar un comentario

<< Home

 
paginas amarillasrestauranteshotelesanuncios clasificadoscursos gratisventa de pisos